Inodora, pero sin ella no habría noches de veranos perfumadas de jazmín, ni días con aroma a rosa temprana..

Insípida, pero sin ella no nos embriagaría el paladar el sabor de una fruta, el bouquet de un buen vino, la dulzura de la miel…

Incolora, pero si no existiese, la luna se quedaría sin espejo, el cielo no pintaría el mar de rojo atardecer y estaríamos huérfanos de arco iris….

Acompáñanos en el viaje por el agua, fuente de vida.

34

34
Imagen 29 De 41